Palabra meditada
23 agosto, 2018
Palabra meditada
25 agosto, 2018

Palabra meditada

ECO

“… lo hemos encontrado…” Juan 1, 45 – 51

MEDITACIÓN

Toda mi vida la interior y la actividad exterior, deben ser un grito silencioso, sereno pero contundente y feliz: “¡Lo he encontrado, lo hemos encontrado!”

Cada pensamiento, intensión, sentimiento, deseo, anhelo, acción, deben anunciar siempre que nuestro Dios y Salvador, nuestro Hermano y Amigo, está en medio de nosotros. A través de mi existencia, quienes están frente a mí deben saber que todos venimos de un Dios que nos creó por amor, que el Padre nos regaló a su Hijo muy Amado para que sin dejar de ser Dios como Él, fuera también Hombre verdadero por obra del Espíritu Santo y nos salvara. Al hablar con el Señor y con los hombres, al trabajar, al descansar y al dormir tengo que estar anunciando: “¡lo he encontrado!” En Él está la solución de todo, la plenitud total.

Pero para lograr lo anterior, el encuentro debe ser de tú a Tú. Entran en juego: la vida recta según los Mandamientos, el estado de gracia por el arrepentimiento y la recepción de los Sacramentos, la oración desde el corazón, el conocimiento y la familiaridad de los santos Evangelios y la Sagrada Escritura en general, el perdón, la sanación interior, los ratos de intimidad ante el Sagrario, la dimensión familiar, comunitaria, apostólica, eclesial y marina, la formación permanente, la dirección espiritual. En fin, todo esto es encontrar al Amado y no dejarlo partir.

ORACIÓN

Madre, que lo encontremos de esta manera. (A.E.C.)