Palabra meditada
25 agosto, 2018
Palabra meditada
27 agosto, 2018

Palabra meditada

ECO

“Por eso les he dicho que nadie puede venir a mí si el Padre no se lo concede.” Juan 6, 60-69

MEDITACIÓN

El Padre me ha concedido la dicha inefable de venir a su muy Amado para concederle, estar con Él íntimamente, es decir conocer su Pensamiento, preferirlo a todo y a todos, seguirle en la amada vida Religiosa, profesar mis votos de pobreza, castidad y obediencia y adoptar mis santas Constituciones como norma de vida. Los demás estados también son excelentes y santifican pero he sido feliz en el mío. Cada día quiero, con su gracia, ser más coherente e ir de verdad en todo instante, con todas las fuerzas de mi ser hacia Jesús. Quiero ir a Él en mis cansancios (Cfr. Mateo 11, 28-30), en mis alegrías (Cfr. Lucas 1, 46-55), en mi cotidianidad (1 Cor. 10, 31) y hasta el final ir a mi Salvador para vivir con Él mi último momento (cfr. Lc. 23, 46). En fin, quiero vivir y morir en estrecha unión con Él.

ORACIÓN

Madre intercede por mí para que así sea. (A.E.C.)