Palabra meditada
28 agosto, 2018
Palabra meditada
30 agosto, 2018

Palabra meditada

ECO

“Sé Tú mi roca de refugio, el alcázar donde me salve, porque mi peña y mi alcázar eres Tú, Dios mío…” Salmo 71 (70)

MEDITACIÓN

Todos pasamos por momentos difíciles en nuestra vida y por penas verdaderas. Pero doy infinitas gracias al Señor porque para quienes tenemos la felicidad de creer en Dios Uno y Trino, todo es diferente. Él es muchísimo más que nuestra roca firme, que la muralla y fortaleza inaccesibles. Él es el Omnipotente, el Padre solícito y cariñoso, el Salvador que nada ahorró para redimirnos, Aquél que nos cubre con sus alas como abriga el águila a sus polluelos. Sea cual fuere la dificultad en la que nos encontremos, siempre tenemos la oportunidad de venir a Quien nos creó por amor, nos redimió, sabe todo de nosotros y nos invita a tener confianza verdadera en Él y a no estar jamás sin esperanza en su Providencia y Ternura infinitas.

ORACIÓN

Madre, Contigo digo ¡Amén! (A.E.C.)