Palabra meditada
2 septiembre, 2018
Palabra meditada
4 septiembre, 2018

Palabra meditada

ECO

“El Espíritu del Señor está sobre mí, porque me ha ungido. Me ha enviado a evangelizar a los pobres, a proclamar a los cautivos la libertad, y a los ciegos, la vista; a poner en libertad a los oprimidos…” Lucas 4, 16-30

MEDITACIÓN

Nuestro Señor Jesucristo, Hombre Dios, actuó movido por el Espíritu Santo y era Dios como Él y como el Padre. Cuánto más yo debo implorar la acción de esta Divina Persona para que haga fecunda mi labor a favor de mis hermanos. Hay muchos pobres del conocimiento y amor al Señor, infinidad de hermanos cautivos de sus pasiones y malas inclinaciones; también de sus tristezas, ignorancias, frustraciones, preocupaciones, enfermedades del alma y del cuerpo. No puedo acercarme a ellos sin ponerme conscientemente bajo la acción de la Segunda Persona de la Santísima Trinidad. Es Él quien nos mueve al arrepentimiento de nuestros pecados, al amor de Dios, a la práctica de las virtudes. Es Él Quien nos consuela y vivifica integralmente.

ORACIÓN

Madre, pídelo para todos nosotros. Sin Él languidecemos espiritualmente. (A.E.C.)