Palabra meditada
19 septiembre, 2018
Palabra meditada
21 septiembre, 2018

Palabra meditada

ECO

“Por eso te digo: sus muchos pecados, están perdonados, porque tiene mucho amor…” Lucas 7, 36–50

MEDITACIÓN

Jesús se refiere a la pecadora que vino a manifestarle su arrepentimiento y su amor. El aceptó la manifestación de sus sentimientos: supo interpretar el lenguaje de sus lágrimas, permitió que le ungiera los pies y se los besara. Afrontó las criticas, los juicios implacables, el desprecio y el rechazo de sus adversarios. Sí, ella necesitaba que Jesús aceptara su arrepentimiento y su amor; también su voluntad inquebrantable de no volver a sus pecados y de repararlos generosamente. Lo demás no le importaba. Quería ungir con su amor adolorido el Corazón Santísimo de su Maestro y en adelante darle su ser y su vida en la transparencia de una existencia nueva.

ORACIÓN

Santa María Magdalena, intercede por nosotros. Alcánzanos la gracia de amar como tu amaste. (A.E.C.)