Palabra meditada
24 septiembre, 2018
Palabra meditada
26 septiembre, 2018

Palabra meditada

ECO

“Mi madre y mis hermanos son estos, los que escuchan la Palabra de Dios y la cumplen.” Lucas 8, 19-21

MEDITACIÓN

Quiero contarme entre la Madre y los hermanos de Jesús. Si Él Mismo no nos hubiera dado esta posibilidad me parecería un atrevimiento inconcebible. ¡Yo, llena de debilidades, sin méritos propios, incapaz de hacer el bien por mí misma, limitada en todos los aspectos, invitada a llamarme madre y hermana de Él! Si esa expresión no hubiera salido de la boca de la Sabiduría Eterna, de la Verdad Infinita, me parecería atrevida y absurda. ¡Pero lo dijo Él! Por tanto, no puedo buscar error y menos mentira en esa afirmación. Varias ideas me sobrecogen: ¡estoy llamada a cumplir el Querer del Padre de tal manera, que su Verbo Eterno pueda considerarme su madre y su hermana!

Aquí, sobran las palabras: Debo orar mucho para vivir lo que acabo de escribir.

ORACIÓN

¡Bajo tu amparo nos acogemos Santa Madre de Dios! (A.E.C.)