Palabra meditada
26 septiembre, 2018
Palabra meditada
28 septiembre, 2018

Palabra meditada

ECO

“Y tenía ganas de verlo.” Lucas 9, 7-9

MEDITACIÓN

El deseo de Herodes de ver a Jesús no venía de una motivación recta y buena. El relato evangélico nos presenta a un hombre atrapado por sus pasiones, sin coherencia ni principios. Me pregunto: ¿Qué tal es mi anhelo de ver a Jesús?, ¿me esfuerzo por avivar mi fe en su Presencia Eucarística, grito con aquél ciego: “Señor, que yo vea”? (Cfr. Lucas 18, 41). Estoy en la noche de la fe, pero oro como en la liturgia de difuntos: “con estos mis ojos veré al Señor mi Redentor”. Entre tanto, tengo que hacer muchos actos de fe para crecer en esta virtud ya que toda virtud es un hábito y el hábito se fortalece con la repetición de actos. Me gusta orar con la jaculatoria que la Santísima Virgen enseñó a los pastorcitos de Fátima en Cova de Iría: “Jesús yo creo, adoro, espero y os amo; os pido perdón por los que no creen, no adoran, no esperan y no os aman.”

ORACIÓN

Amén! (A.E.C.)