Palabra meditada
2 octubre, 2018
Palabra meditada
4 octubre, 2018

Palabra meditada

ECO

“Todo el día te estoy invocando, Señor, tendiendo las manos hacia Tí.” Salmo 88 (87)

MEDITACIÓN

Nuestra dependencia del Señor es absoluta. Él es el Dueño de todo cuanto existe; de Él venimos y a Él vamos. Cuando Nuestro Único Maestro nos enseña como orar, nos hace reconocer la Paternidad de Quien lo engendró y nos creó, del Dueño del Cielo y de la tierra, su infinita Santidad y la necesidad de que reine sobre nosotros y de que nos sometamos a su augusta Voluntad. Y a continuación nos enseña a extender siempre la mano para pedirle filialmente que nos regale el sustento de cada día y nos perdone nuestras culpas como nosotros lo hacemos con los demás y no nos permita ofenderle.

En fin, este eco nos ubica en nuestra realidad de absoluta de dependencia filial y nos invita a confiar en la adorable paternidad de Nuestro Dios.

ORACIÓN

Madre, Contigo oro: ¡Padre Nuestro que estás en los Cielos! (A.E.C.)