Palabra meditada
9 octubre, 2018
Palabra meditada
11 octubre, 2018

Palabra meditada

ECO

“Cuando oren, digan: Padre,…” Lucas 11, 1-4

MEDITACIÓN

Es el Espíritu Santo Quien nos hace exclamar “¡Abbá, Padre!” (Cfr. Rom. 8, 15). Tengo una experiencia entrañable de cómo la misma Tercera Persona de la Santísima Trinidad viene en ayuda de nuestra pequeñez e indignidad y nos hace pronunciar esta palabra cargada de amor y confianza filiales: ¡Abbá! ¡Abbá!… No puedo olvidar aquella noche en la que después de una jornada fatigosa oraba frente a Jesús Eucaristía en aquella Casa de oración escenario de tantas bendiciones. Estaba adormecida y de repente salió de mi boca con fuerza esta palabra mil veces bendita: ¡Abbá! Y un poco después, en tono más bajo, la dulce palabra: ¡Abbá! Es decir: ¡Papá, apá, papacito! ¿Qué más puedo desear? Mi Dios, mi Creador, el infinito en Perfecciones, el origen de cuanto existe, Aquél de Quien todo bien proviene, quiere que me reconozca y le reconozca y le exprese también que soy inefablemente feliz al ser hija y llamarle ¡Padre!

ORACIÓN

Madre, acompáñame: ¡Padre nuestro que estás en el Cielo…! (A.E.C.)