Palabra meditada
15 octubre, 2018
Palabra meditada
17 octubre, 2018

Palabra meditada

ECO

“Señor, ten misericordia de mí y sálvame según tu promesa… Cumpliré tu Voluntad sin cesar y para siempre…” Salmo 118

MEDITACIÓN

Vivimos un momento en el que muchos, abiertamente siguen al enemigo de Dios. Las músicas estridentes, los gritos y sonidos desapacibles y monótonos atentan contra el espacio y más aún contra el silencio armonioso, la paz del alma y la tranquilidad y sosiego de nuestros campos y veredas. Por eso, suplico, la Misericordia de mi Dios y espero en Él. Si a nuestros oídos esos sonidos resultan intolerables ¿de qué manera lo serán para Nuestro Dios origen y principio de la eterna armonía y belleza divinas? Definitivamente invoco la Misericordia de mi Dios y me acojo a su Voluntad divina. Fuera de ellas solo resuenan los ecos de las eternas tinieblas.

ORACIÓN

Madre Inmaculada, acógenos bajo tu Manto de gracia y amor maternal. (A.E.C.)