Palabra meditada
27 octubre, 2018
Palabra meditada
29 octubre, 2018

Palabra meditada

ECO

“¿Qué quieres que haga por tí?… Maestro, que pueda ver.” Marcos 10, 46-52

MEDITACIÓN

Al grito repetido del ciego de Jericó, siguió la pregunta felicísima de Jesús: ¿Qué quieres que haga por tí? Hoy quiero clamar con aquél ciego: “¡Jesús, Hijo de David, ten compasión de mí!” Ese clamor insistente pero humilde y lleno de confianza en el Poder, Bondad y la Misericordia de Nuestro Salvador, tocó profundamente su corazón amantísimo. Y vino el regalo de la luz para aquellos ojos sin visión. Hoy soy yo la que clamo: Jesús, Hijo de David, que yo vea el universo infinito de los tesoros de mi fe, que te vea a Tí en tu Presencia soberana a la diestra de tu Padre, que te vea en el Sacrosanto Sacramento del altar, que te vea en el pobre y en el necesitado, que te vea en mis hermanos, en mis horas y minutos en derroche de amor a cada instante y que no deje de amarte, de alabarte y de servirte.

ORACIÓN

¡Amen! (A.E.C.)