Palabra meditada
30 octubre, 2018
Palabra meditada
1 noviembre, 2018

Palabra meditada

ECO

“Pues los que ahora son los últimos, serán los primeros; y los que ahora son los primeros, serán los últimos.” Lucas 13, 22-30

MEDITACIÓN

Ante Dios no hay talentos, títulos, nobleza y cuna, cargos y méritos, ni dinero que haga la diferencia entre nosotros. Todos somos creaturas suyas pero Él si prefiere a los humildes y sencillos, a los que el mundo tiene relegados. Nuestro Señor Jesucristo nos enseñó de Palabra la humildad pero Él mismo se humilló y tomó la condición de esclavo sin dejar de ser Dios (Filipenses 2, 7). En la última cena se quitó el manto, se ciñó una toalla y como si fuera un esclavo se puso a lavar los pies a sus discípulos (Cfr. Juan 13,4) En unos minutos pude encontrar en los santos Evangelios muchas enseñanzas suyas sobre la humildad. Sí, Él da su gracia a los humildes y la niega a los soberbios (Santiago 4,6). Toda la vida de Jesús, de la Santísima Virgen y de todos los santos se desarrolla en un marco supremo de humildad. ¿Y la nuestra en que marco se desarrolla?

ORACIÓN

Jesús manso y humilde de Corazón haz mi corazón semejante al tuyo. (A.E.C.)