Palabra meditada
16 noviembre, 2018
Palabra meditada
18 noviembre, 2018

Palabra meditada

ECO

“… Jesús, para explicar a sus discípulos cómo tenían que orar siempre sin desanimarse…” Lucas 18,1-8

MEDITACIÓN

Sí, Jesús sabe muy bien que si no dejamos de orar alcanzaremos lo que necesitamos en los diversos sentidos: espiritual, afectivo, familiar, físico, material.

¡Orar siempre! Me encanta que el mismo Verbo del Padre nos insista en que no cesemos de hablar con Ellos. Nos quiere unidos, conectados conscientemente con el Padre y con Él Mismo, en el Espíritu Divino. Sabe que la oración nos da vida, es fruto de la fe y la acrecienta. ¡Orar siempre! La Palabra del Señor me lo recomienda de muchas maneras:

El Padre Nuestro, encierra lo que hay en el Corazón filial y fraterno de nuestro Salvador (Cfr. Mt. 6,9-13); en su oración Sacerdotal se rasga su ser interior y nos lo da (Cfr. Juan 17). Su propio ejemplo, sus noches de soledad y diálogo con el Padre, son un modelo maravilloso. También las exclamaciones de su alma en el gozo, en la angustia, en la agonía. En sus palabras también nos enseña la oración y por ella responde favorablemente a las peticiones de Jairo, el centurión, la cananea, los ciegos, los leprosos, los amigos del paralítico.

En fin, el Maestro, nos quiere orantes, confiados, perseverantes en ese hablarle a nuestro Padre.

ORACIÓN

Madrecita, intercede por nosotros para que seamos almas de oración. (A.E.C.)