Palabra meditada
15 enero, 2019
Palabra meditada
17 enero, 2019

Palabra meditada

ECO

“Jesús se acercó, la cogió de la mano y la levantó”. Marcos 1, 29-39

MEDITACIÓN

Cuántas veces Jesús se ha acercado a mí, me ha tomado de la mano, me ha levantado. Lo ha hecho de muchísimas maneras y lo hace continuamente por la Palabra de cada día, la Divina Eucaristía, el Sacramento de la Reconciliación, la oración, una lectura, una inspiración santa, una conversación, las alegrías y los dolores, la soledad y el silencio, una fecha importante, una flor delicada, una pequeña mariposa multicolor, un paisaje apacible o agreste, un arroyo cristalino o el océano inmenso. En fin, mi Dios se me acerca a cada instante porque su Amor lo impulsa a hacerlo. Por eso viene y me toma de la mano o mejor se hace mi huésped íntimo, mi Maestro, mi Amigo y compañero, mi Esposo y Dueño, mi Salvador y Rey. Me ha levantado. Lo hace porque el contacto en fe con Él es transformante. No puedo negar su acción sobre mi carácter, mis actuaciones, toda mi persona. Pero así como la suegra de Pedro al sentirse curada se dedica a servir yo debo hacer lo mismo hasta el final.

ORACIÓN

¡Gloria a Tí Señor! ¡Bendita seas Madre de los cielos! (A.E.C.)