Palabra meditada
16 enero, 2019
Palabra meditada
18 enero, 2019

Palabra meditada

ECO

“Sintiendo lástima, extendió la mano y lo tocó, diciendo: “Quiero: queda limpio.”” Marcos 1, 40-45

MEDITACIÓN

El leproso, no obstante su enfermedad que le obligaba a mantenerse alejado de la gente, se acercó a Jesús, se postró a sus pies y le dijo con fe: “si quieres, puedes limpiarme.” Y Jesús compadecido, le tocó y le sanó.

Quiero actualizar la presencia de mi Salvador, llegarme hasta Él, reconocer mis lepras espirituales y suplicarle que me sane porque tiene todo el Poder para hacerlo. En el Sacramento de la Reconciliación Nuestro Señor me purifica si me llego a él con fe, humildad y confianza.

ORACIÓN

Madre, acompáñame; necesito tu intercesión por favor. (A.E.C.)