Palabra meditada
20 enero, 2019
Palabra meditada
22 enero, 2019

Palabra meditada

Odres / Imagen tomada de Internet

ECO

“A vino nuevo, odres nuevos.” Marcos 2, 18-22

MEDITACIÓN

Recuerdo que una de mis formadoras nos enseñaba que en el trato con nuestras hermanas era necesario estrenar corazón cada día. Esta enseñanza tan sencilla nos facilitaba una relación más fraterna y libre de resentimientos. Yo se que Nuestro Señor Jesucristo, en su Misericordia infinita, también estrena Corazón si así puedo decirlo, para amarme con un Corazón infinitamente misericordioso. Por eso, debo confiar en su Amor sin límites y presentarme ante Él con humildad pero sin desanimos ni pusilanimidades que me impiden avanzar hacia Él. Él si que tiene un Corazón infinitamente bondadoso e incapaz de negarme su perdón ante mis debilidades y miserias. Su Amor es siempre nuevo e infinito y el mío debe ser cada día nuevo y confiado.

ORACIÓN

Espíritu Santo, renueva mi amor cada día y a cada instante. (A.E.C.)