Palabra meditada
25 enero, 2019
Palabra meditada
27 enero, 2019

Palabra meditada

ECO

“Al enterarse su familia, vinieron a llevárselo porque se decía que estaba fuera de sí”. Marcos 3, 20-21

MEDITACIÓN

No se qué parentesco tendrían con Nuestro Señor los familiares que vinieron por Él. Pensaron que las obras de poder que realizaba tenían como causa trastornos psíquicos. Él sí estaba y está afectado por una divina locura pero se trata de una que supera toda comprensión humana. Es Dios como el Padre y el Espíritu Santo y tomó nuestra naturaleza frágil sin dejar la suya. Es el Dueño del Universo y no tuvo donde reclinar su cabeza. Es el Dueño de la vida y muere en una cruz; es la Verdad Misma y es calumniado y condenado por haberse declarado Hijo de Dios. En fin, es incomprendido mortalmente y se compadece de todos nosotros y no nos trata como merecen nuestros pecados sino que nos salva con infinita Misericordia y nos regala la felicidad eterna.

ORACIÓN

¡Gracias, muchísimas gracias mi Jesús incomprendido! Madre, ámalo por mí. (A.E.C.)