Palabra meditada
28 marzo, 2019
Palabra meditada
30 marzo, 2019

Palabra meditada

ECO

“Amarás al Señor tu Dios… Amarás a tu prójimo…” Marcos 12, 28b-34

MEDITACIÓN

Seré juzgada sobre este Querer Divino. Él tiene que ser lo definitivo en mi vida. Es el mismo Espíritu Santo Quien me capacita para amar a mi Único Bien y a sus hijos y hermanos míos. Amar a mi Dios, Padre, Salvador, Esposo y Amigo entrañable es el mandato más amable y tierno que pueda recibir. Mi pobrecito amor no alcanza a realizar esta Voluntad suprema de mi Señor. Por eso debo abrirme a la acción del Divino Espíritu para amarlos con su Mismo Amor Personal, pero debo hacerlo por medio de Nuestra Señora. Ella es su Esposa y también mi Madre querida, Ella sí que amó. Ambos me ayudan a amarlos a todos con obras y no de palabra.

“Amar a mi prójimo como me amo a mí.” Es necesario que me mantenga en el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo para ir copiando desde Nuestra Señora su manera de amarlos a Ellos y a sus hijos e hijas. Mi amor no alcanza, necesito el suyo: auténtico, virginal, abnegado, ardiente, inquebrantable, universal.

ORACION

Espíritu Divino, Tú Amor Infinito, ven a amar desde mí a mi Dios Uno y Trino y a mi prójimo por medio de mi Madre, Señora y Reina queridísima. (A.E.C.)