Palabra meditada
20 mayo, 2018
Palabra meditada
22 mayo, 2018

Palabra meditada

ECO

“Jesús replicó: ¿Si puedo? Todo es posible al que tiene fe. Entonces el padre del muchacho se puso a gritar: creo, pero ayuda mi falta de fe.” Marcos 9, 14-29

MEDITACIÓN

Este grito del papá del niño atormentado por un demonio es para mi una ayuda grande en mi oración de súplica. Sé, que por Bondad Divina tengo fe en el Poder y el Amor de Nuestro Señor. Doy testimonio de ello: ante una necesidad, he recibido el don aún antes de formular la petición. Sin embargo, todavía no he pedido el traslado de una montaña ni la resurrección de un muerto. Pero con frecuencia repito esa forma de orar. Reconozco que tengo que dar gloria a mi Dios porque las respuestas Divinas han sido inmensamente generosas y palpables. Podría escribir listas extensas pero me limito a decir: el Señor nos ama, su Sabiduría y su Poder no tienen límite, quiere ayudarnos; luego, no podemos ofenderle con nuestra falta de fe y desconfianza.

ORACIÓN

Creo Señor, pero ayuda mi incredulidad. (A.E.C.)