San Clemente I, papa y mártir; San Columbano, abad
23 noviembre, 2021
Santa Catalina de Alejandría, virgen y mártir
25 noviembre, 2021

San Andres Dung Lac, presbítero y compañeros, mártires

Daniel 5, 1-6; 13-14; 16-17; 23-28

1 El rey Baltasar dio un gran festín en honor de sus mil dignatarios, y, en presencia de estos mil, bebió vino. 2 Bajo el efecto del vino, Baltasar mandó traer los vasos de oro y plata que su padre Nabucodonosor se había llevado del Templo de Jerusalén, para que bebieran en ellos el rey, sus dignatorios, sus mujeres y sus concubinas. 3 Se trajeron, pues, los vasos de oro y plata tomados de la Casa de Dios en Jerusalén, y en ellos bebieron el rey, sus dignatorios, sus mujeres y sus concubinas. 4 Bebieron vino y alabaron a sus dioses de oro y plata, de bronce y hierro, de madera y piedra. 5 De pronto aparecieron los dedos de una mano humana que se pusieron a escribir, detrás del candelabro, en la cal de la pared del palacio real, y el rey vio la palma de la mano que escribía. 6 Entonces el rey cambió de color, sus pensamientos le turbaron, las articulaciones de sus caderas se le relajaron y sus rodillas se pusieron a castañetear. 13 En seguida fue introducido Daniel a la presencia del rey, y el rey dijo a Daniel: «¿Eres tú Daniel, uno de los judíos deportados, que mi padre el rey trajo de Judá? 14 He oído decir que en ti reside el espíritu de los dioses y que hay en ti luz, inteligencia y sabiduría extraordinarias. 16 He oído decir que tú puedes dar interpretaciones y resolver dificultades. Si, pues, logras leer este escrito y declararme su interpretación, serás vestido de púrpura, llevarás al cuello un collar de oro, y mandarás como tercero en el reino.» 17 Daniel tomó la palabra y dijo delante del rey: «Quédate con tus regalos y da tus obsequios a otro, que yo leeré igualmente al rey este escrito y le daré a conocer su interpretación. 23 te has engreído contra el Señor del Cielo, se han traído a tu presencia los vasos de su Casa, y tú, tus dignatorios, tus mujeres y tus concubinas, habéis bebido vino en ellos. Habéis celebrado a los dioses de plata y oro, de bronce y hierro, de madera y piedra, que no ven ni oyen ni entienden, pero no has glorificado al Dios que tiene en sus manos tu propio aliento y de quien dependen todos tus caminos. 24 Por eso ha enviado él esa mano que trazó este escrito. 25 La escritura trazada es: Mené, Mené, Teqel y Parsín. 26 Y ésta es la interpretación de las palabras: Mené: Dios ha medido tu reino y le ha puesto fin; 27 Tequel: has sido pesado en la balanza y encontrado falto de peso; 28 Parsín: tu reino ha sido dividido y entregado a los medos y los persas.»

 

Daniel 3, 62; 63; 64; 65; 66; 67

62 Sol y luna, bendecid al Señor, cantadle, exaltadle eternamente.

63 Astros del cielo, bendecid al Señor, cantadle, exaltadle eternamente.

64 Lluvia toda y rocío, bendecid al Señor, cantadle, exaltadle eternamente.

65 Vientos todos, bendecid al Señor, cantadle, exaltadle eternamente.

66 Fuego y calor, bendecid al Señor, cantadle, exaltadle eternamente.

67 Frío y ardor, bendecid al Señor, cantadle, exaltadle eternamente.

 

Lucas 21, 12-19

12 «Pero, antes de todo esto, os echarán mano y os perseguirán, entregándoos a las sinagogas y cárceles y llevándoos ante reyes y gobernadores por mi nombre; 13 esto os sucederá para que deis testimonio. 14 Proponed, pues, en vuestro corazón no preparar la defensa, 15 porque yo os daré una elocuencia y una sabiduría a la que no podrán resistir ni contradecir todos vuestros adversarios. 16 Seréis entregados por padres, hermanos, parientes y amigos, y matarán a algunos de vosotros, 17 y seréis odiados de todos por causa de mi nombre. 18 Pero no perecerá ni un cabello de vuestra cabeza. 19 Con vuestra perseverancia salvaréis vuestras almas.