Fue muy importante para nuestra fundadora desde que ella perteneció a la Compañía de María durante 44 años. Por eso llevamos en el alma el Espíritu Ignaciano; en él se han santificado muchos hombres y mujeres.