Feria
20 octubre, 2020
San Juan Pablo II, papa
22 octubre, 2020

Santa Laura Montoya, virgen y fundadora (en Colombia)

Jeremías 31, 1-7

1 En aquel tiempo – oráculo de Yahveh – seré el Dios de todas las familias de Israel, y ellos serán mi pueblo. 2 Así dice Yahveh: Halló gracia en el desierto el pueblo que se libró de la espada: va a su descanso Israel. 3 De lejos Yahveh se me apareció. Con amor eterno te he amado: por eso he reservado gracia para ti. 4 Volveré a edificarte y serás reedificada, virgen de Israel; aún volverás a tener el adorno de tus adufes, y saldrás a bailar entre gentes festivas. 5 Aún volverás a plantar viñas en los montes de Samaría: (plantarán los plantadores, y disfrutarán). 6 Pues habrá un día en que griten los centinelas en la montaña de Efraím: «¡Levantaos y subamos a Sión, adonde Yahveh, el Dios nuestro!» 7 Pues así dice Yahveh: Dad hurras por Jacob con alegría, y gritos por la capital de las naciones; hacedlo oír, alabad y decid: «¡Ha salvado Yahveh a su pueblo, al Resto de Israel!»

 

Salmo 149, 1-9

1 ¡Aleluya! ¡Cantad a Yahveh un cantar nuevo: su alabanza en la asamblea de sus amigos! 2 ¡Regocíjese Israel en su hacedor, los hijos de Sión exulten en su rey; 3 alaben su nombre con la danza, con tamboril y cítara salmodien para él! 4 Porque Yahveh en su pueblo se complace, adorna de salvación a los humildes. 5 Exalten de gloria sus amigos, desde su lecho griten de alegría: 6 los elogios de Dios en su garganta, y en su mano la espada de dos filos; 7 para ejecutar venganza en las naciones, castigos en los pueblos, 8 para atar con cadenas a sus reyes, con grillos de hierro a sus magnates, 9 para aplicarles la sentencia escrita: ¡será un honor para todos sus amigos!

 

Filipenses 4, 4-9

4 Estad siempre alegres en el Señor; os lo repito, estad alegres. 5 Que vuestra mesura sea conocida de todos los hombres. El Señor está cerca. 6 No os inquietéis por cosa alguna; antes bien, en toda ocasión, presentad a Dios vuestras peticiones, mediante la oración y la súplica, acompañadas de la acción de gracias. 7 Y la paz de Dios, que supera todo conocimiento, custodiará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús. 8 Por lo demás, hermanos, todo cuanto hay de verdadero, de noble, de justo, de puro, de amable, de honorable, todo cuanto sea virtud y cosa digna de elogio, todo eso tenedlo en cuenta. 9 Todo cuanto habéis aprendido y recibido y oído y visto en mí, ponedlo por obra y el Dios de la paz estará con vosotros.

 

Mateo 11, 25-30

25 En aquel tiempo, tomando Jesús la palabra, dijo: «Yo te bendigo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque has ocultado estas cosas a sabios e inteligentes, y se las has revelado a pequeños. 26 Sí, Padre, pues tal ha sido tu beneplácito. 27 Todo me ha sido entregado por mi Padre, y nadie conoce bien al Hijo sino el Padre, ni al Padre le conoce bien nadie sino el Hijo, y aquel a quien el Hijo se lo quiera revelar. 28 «Venid a mí todos los que estáis fatigados y sobrecargados, y yo os daré descanso. 29 Tomad sobre vosotros mi yugo, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas. 30 Porque mi yugo es suave y mi carga ligera.»